Injerto de grasa

Se trata de un procedimiento quirúrgico sencillo complementario a otras técnicas. Consiste en extraer grasa de una zona del cuerpo mediante liposucción de baja presión, procesarla e inyectarla posteriormente en otra región para devolver el volumen perdido o para reestablecer la simetría.

Es muy útil para tratar cicatrices deprimidas, para el rejuvenecimiento facial, aumento mamario discreto, aumento de glúteos, para simetrización mamaria después de una cirugía de cáncer de mama o como técnica complementaria a otros procedimientos estéticos.

Este relleno no produce rechazo dado que el material es propio de la paciente. El resultado definitivo lo vemos en unos 3 meses, cuando la grasa injertada se ha asentado y se ha desinflamado totalmente el área intervenida.

Con esta técnica quirúrgica no pueden realizar se grandes aumentos de volumen en un solo procedimiento, si se acumulan muchas células adiposas sin contactar con una superficie que le aporte nutrientes, estas mueren. Es importante tener esto en cuenta para planificar la cirugía y no obtener un resultado por debajo de nuestras expectativas.

SUBIR